Supervivientes Reales | Tu historia merece ser contada

Creencias limitantes

¿Cómo romper con los pensamientos negativos y creencias limitantes?

Los pensamientos negativos y limitados han estado en nuestra vida desde que éramos muy pequeños. Se insertan en nuestro subconsciente y actúan como piloto automático en determinadas ocasiones. Estas creencias o pensamientos negativos acaban convirtiéndose en nuestros miedos, nuestros límites hacia aquello que en realidad deseamos. Muchas veces estas creencias fueron adoptadas del entorno o de las personas que nos rodearon desde pequeños hasta el día de hoy. Para poder romper estos lazos con estos pensamientos y creencias primero debemos reconocerlos y estar dispuestos a cambiar y a no identificarnos con los mismos. Cuestionemos nuestros pensamientos ¿Por qué tengo estos pensamientos? ¿De dónde vienen y qué produce que aparezcan? ¿Serán realmente ciertos? 

Cuando alguien nos juzga o nos critica, hay que tener en cuenta que la gente habla basándose en SU propia experiencia, en SUS propias creencias limitantes. Si alguien te dice que eres incapaz y que no eres bueno en algo, dicha persona está hablando de sus habilidades, de sus creencias limitantes, no de las tuyas. No te adueñes ni te apropies de creencias o pensamientos negativos que te adjudican los demás. 

Algunas de estas creencias limitantes pueden ser:

– No soy bueno hablando en público.

– Nunca voy a conseguir alguien que me quiera.

– No está bien cometer errores.

– Soy tímido.

– No sé expresar lo que siento.

– Nunca conseguiré satisfacer a los demás.

– No tendré nunca el cuerpo perfecto.

La creencias no nos permiten tomar riesgos

¿Cómo podemos romper con estas creencias / pensamientos que nos están limitando?

  1. Haz una lista de tus principales creencias limitantes y pregúntate de dónde viene esa creencia.
  2. Cuestiónalas, piensa y reflexiona si realmente es cierto lo que piensas de ti.
  3. Cambia los pensamientos limitantes por pensamientos positivos. Tranfórmalos en afirmaciones. Ejemplo no digas no soy tímida, porque tu mente tomara la palabra tímida como principal, deben ser en positivo como por ejemplo: soy sociable y me siento bien. Haz este cambio con todas las creencias del listado.
  4. Haz un listado de lo que quieres ver reflejado en tu vida, una nueva meta, un sueño. etc y pregúntate ¿Qué te detiene a día de hoy a realizarlo? ¿Por qué crees que no puedes lograrlo? ¿Qué cosas no te están permitiendo tomar acción?
  5. Mírate al espejo y di mirándote a los ojos “te amo, de verdad te amo, confió en mí, y sé que puedo lograr todo lo que proponga.”

Para cambiar tu vida, primero debes cambiar tus pensamientos, porque si crees que no eres bueno hablando en público, entonces tus pensamientos y comportamientos reflejarán esa creencia para que concuerde con lo que piensas de ti mismo. Si alguna o parte de tus creencias han sido causadas por situaciones del pasado, debes dejarlas atrás, soltarlas, agradeciendo por tu pasado y por todo lo que ha sucedido. Agradeciendo por la experiencia y el conocimiento que tienes a día de hoy gracias a ello.

Algunas afirmaciones positivas:

  • Estoy dispuesto a crecer y aprender cada día.
  • Soy responsable de mi vida
  • Sé que puedo cambiar y mejorar.
  • Soy merecedor.
  • Soy una persona que ama y que es amada.
  • Cada situación viene a enseñarme algo.

Tu valor no depende de lo que los demás te han dicho o no, el valor depende de uno mismo tomando la responsabilidad de nuestra vida, de nuestros pensamientos, de nuestro diálogo interno, de cómo nos hablamos en el día a día. Si cambias tu forma de pensar, cambia tu forma de hablar, asimismo, tus intenciones, acciones, tus experiencias y tu vida.